El destete (V)

 

                                           DESTETE ANTES DE LOS DOS AÑOS 

Llegamos al año, y la lactancia continúa ¿hasta cuando?
Al niño se le tiene que educar, no hay que domesticarlo”
Anónimo
El destete representa la segunda separación importante del bebé, después de la separación física de la madre con el nacimiento y el corte del cordón umbilical. Supone además el abandono o superación de la fase oral. “Cuanto antes se produce el destete, más inmaduro está el bebé para integrarlo en su experiencia y más privado se siente de sus ventajas. Por el contrario, cuanto más tiempo disfrute del pecho, más posibilidad habrá de realizar un destete compartido y satisfactorio para los dos” 1
Como norma general, antes de los dos años el bebé aún no está maduro para abandonar el pecho materno, con todo lo que conlleva, y con él la fase de oralidad. Sin embargo, es frecuente en nuestras sociedades que los bebés, a pesar de haber tenido un año de lactancia satisfactoria, no lleguen a completar esos dos años, por causas generalmente externas o socioculturales.
Causas debidas al niño
Un bebé de menos de dos años puede abandonar el pecho de manera más o menos voluntaria (aunque en cierta forma sea inducida) por las siguientes causas:

  • Un nuevo embarazo de la madre, que como ya hemos comentado en el apartado anterior, provoca un cambio en el sabor y la cantidad de la leche que puede llegar a desagradar al bebé mayor. Algunos de estos niños, si se les deja, vuelven a reengancharse al nacer el hermanito/a, pues aún son pequeños, no han perdido el reflejo de succión, y volver a mamar les permite sobrellevar mejor el cambio que implica la llegada al ámbito familiar de un nuevo miembro.  
  • De repente, los bebés con más de un año empiezan a explorar su nueva autonomía de movimientos, que desde que pueden andar les permite descubrir un mundo nuevo y se convierte en un potente motivo de distracción de esa teta que antes era el centro del mundo. Hay determinados momentos en el desarrollo de un bebé, en los que éstos demuestran mucho menos interés por el pecho, hacen menos tomas que antes, de muy corta duración, se distraen con facilidad, se niegan a tomar el pecho en algunas situaciones, llegando incluso a llorar. A veces, rondan los 9-10 meses; otras, son los 12-14 meses. Estas situaciones son transitorias y si se ofrece el pecho normalmente y no nos dejamos llevar por la ansiedad, el niño vuelve a mamar sin problemas.
  • A veces ocurre que el niño se niega a mamar de forma brusca. A esto se le ha llamado “huelga de lactancia”. No debe ser confundido con un destete, sus causas son muy variables, y tendrá que ser la madre la que investigue que puede ser lo que ocasiona la falta de tomas (enfado, mal estar físico, cambio importante dentro de la unidad familiar…)
  • En caso de huelga de lactancia hay algunas pautas a seguir para animar al bebé a que siga mamando. Lo primero es intentar encontrar la causa que lo ha ocasionado (otitis, candidiasis, tortícolis, dentición,…..etc). Lo más importante es la paciencia, tener tranquilidad y la perseverancia de la madre1.
  • En otras ocasiones, es un mayor tiempo de separación de la madre lo que hace que el bebé vaya perdiendo el interés por mamar (aunque lo más habitual es que sea al contrario). Con más de un año de edad es muy rara la madre que no se ha incorporado al mundo laboral, y muy raro el bebé que no va a una guardería o escuela infantil, y aunque la tendencia natural del bebé es recuperar el tiempo perdido durante esa separación, las normas rígidas de amamantamiento, la separación nocturna cuando no hay colecho y una cierta inducción por parte de la madre pueden dar lugar a que el bebé vaya abandonando poco a poco la lactancia, hasta destetarse
  • También puede producirse un destete, en este caso brusco, si el bebé relaciona el acto de mamar con algo que le ha producido un susto o sobresalto muy acentuado. Por ejemplo, hay bebés que se han destetado tras haber mordido a la madre (no de forma consciente, ellos no saben que eso duele, sus motivos son otros2) y haber gritado esta muy fuerte ante el dolor y la sorpresa. En estos casos, a veces lo que hay que trabajar son los sentimientos de la madre, que también se desteta de golpe y puede no estar preparada.   
  • Por último, y aunque no parezca verdad, un bebé puede destetarse por presiones externas y comentarios dolorosos para él. Aunque esto suele producirse en edades tan tempranas, sino más adelante, cuando tienen 3 o 4 añitos, algunos niños son especialmente sensibles, y es que “los bebés se enteran de todo desde que nacen. Lo sienten todo aunque no puedan comprender intelectualmente nada”4

      

    Causas debidas a la madre

    Una madre que ha amamantado felizmente a su bebé durante más de un año puede verse “obligada” por el medio a destetar a ese bebé que todo el mundo califica de mayor, o también puede sentir cierto cansancio ante el hecho de seguir haciendolo, sobre todo si no practica colecho y trabaja, lo que puede volver las noches algo difíciles de asumir.
    A partir del año, las causas más habituales de destete son, por tanto:
  • Un nuevo embarazo: No sólo las presiones médicas pueden llevar a la madre a tomar la decisión de destetar en un nuevo embarazo, sino que también ella puede sentirse desbordada física y emocionalmente. Físicamente, puede sentir que entre el bebé del vientre y el bebé que mamá pueden estar minando su energía. Es por tanto imprescindible que la madre cuente con apoyos suficientes en su círculo familiar, y que el padre se involucre de manera activa en la crianza y en el ritmo cotidiano.Emocionalmente, la madre puede sentirse desbordada por las emociones del nuevo embarazo y las hormonas de la lactancia. Esto, unido al cansancio físico y a la sensibilidad extrema que desarrollan algunas mamás en los senos y pezones hacen que muchas lactancias se acaben en este momento por deseo materno. 
  • Presiones externas: Aunque no existan causas objetivas ni médicas ni psicológicas para instar a las madres a destetar a sus hijos5, muchas personas, no siempre cercanas directamente a la madre (puede ser la vecina, la tendera, el panadero o la niñera del parque) pueden crear un ambiente hostil al amamantamiento a partir del año de edad, por considerar que el bebé es demasiado mayor. Las presiones más peligrosas son las ejercidas por el personal médico, pues son las que habitualmente más tienen en cuenta las madres, pero es la combinación de todas ellas las que minan la confianza que las madres tienen en si mismas y en sus bebés. En este aspecto, los grupos y redes de madres juegan un papel fundamental en el empoderamiento de la mujer como madre consciente. 
  • Cansancio: Como hemos comentado al principio, una madre que trabaja y duerme separada de su bebé puede sentirse fatigada y hastiada de la lactancia, por considerarla su “enemiga”. Y no sólo por las noches, un bebé que pasa x horas al día separado de su madre suele demandar mucha más atención y más tetita cuando esta vuelve del trabajo, durante la tarde y también la noche. En este caso, establecer prioridades y poner en una balanza lo que se quiere es imprescindible, así como hablar con la pareja sobre estos momentos de mayor demanda. Si dar el pecho sigue siendo una prioridad, tendremos que considerar la posibilidad de volver a dormir con nuestros bebés, o contar con nuestra pareja para, de manera progresiva y respetuosa6, intentar destetar a nuestros bebés por la noche. También tendremos que priorizar el tiempo que nuestros bebés necesiten por las tardes, cuando lleguemos del trabajo, sobre todo si optamos por la decisión del destete nocturno
1 Yolanda González. Opus cit. Pág. 231 a 233
2 Yolanda González. Opus cit. Pág. 201
3Folleto de Lactando, Asociación de Lactancia Materna http://www.lactando.org/infolac/destete.pdf
4 http://albalactanciamaterna.org/lactancia/articulo-2
5Ibídem, pág. 232
6Elizabeth Pantley. Felices sueños. Mc Graw Hill.
Suscríbete a nuestro Newsletter
Acerca de Multilacta Lactancia Materna

Multilacta Lactancia es un grupo de apoyo a la lactancia materna fundado en 2007.
Desde 2003 trabajó como proyecto especializado en apoyo a la lactancia materna en caso de partos múltiples (gemelos, trillizos o más múltiples)
Desde 2007 es un grupo de apoyo generalista con especialidad en este tipo de lactancias.
Cuenta con grupos de apoyo en Madrid y León.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies