Depresión posparto

Convertirse en madre supone un reto para todas las mujeres. Es un proceso de grandes cambios físicos y psicológicos en el que al mismo tiempo que se adquiere el compromiso de proteger, cuidar y defender a la/s cría/s,1 muy indefensas en los primeros meses, está expuesta todo tipo de vulnerabilidades que pueden ocasionar algunos desajustes emocionales durante la maternidad como la depresión posparto.

Como mamás esperamos poder disfrutar y sentirnos a gusto criando y amamantando.

Cabe decir que durante el embarazo la madre se prepara especialmente a nivel cerebral para abordar todos los cambios que le esperan con la llegada del bebé y que le llevará a cuidarle.

A veces nos encontramos con una carrera de obstáculos, y muchas veces algo muy diferente a lo que habíamos imaginado durante el tiempo que ha durado la gestación y que dificulta que todo se desarrolle normalmente.

La mayoría de las ocasiones estas alteraciones emocionales las madres lo experimentan como una sensación de tristeza, inseguridad y fácil llanto que desaparece por sí solas en unos días, o como mucho, dos semanas. Esto se corresponde con el Baby Blues.

Otras veces  los síntomas se alargan y se agravan en el tiempo, intensificándose y sufriendo una verdadera depresión posparto, llegando a precisar tratamiento farmacológico.

depresión posparto

Desajustes emocionales en el postparto

El posparto es un periodo de tiempo de alrededor de 6 semanas en el que la madre experimenta un  estado de gran vulnerabilidad, con muchas fluctuaciones anímicas inevitables que pueden originar desajustes emocionales de distinto grado.

En este momento tan delicado se puede ver desbordada ante las necesidades que presenta el recién nacido. 

La lactancia materna forma parte de la maternidad y de los cuidados que el bebé va a recibir.

Prácticamente todo lo que el bebé necesitará va a ser cubierto por el pecho de su madre, lo que puede resultar un poco agobiante para una madre inexperta que no ha recibido información suficiente sobre lo que es un bebé y qué necesita.

Si la madre entiende qué es la lactancia materna, y cómo es un bebé, qué se espera de él en estos momentos, puede manejar mejor las distintas sensaciones que las tomas frecuentes del pecho le despiertan.

La falta de información adecuada puede originar problemas que con una buena educación prenatal se podrían evitar.

Los cuidados del recién nacido hacen aflorar en la madre sentimientos, sensaciones y emociones mientras aprende cómo llevarlos a cabo y mientras va conociendo a su bebé.

La falta de apoyo en el hogar puede hacer que amamantar no cumpla las expectativas de la madre, y esto hacer aflorar sentimientos de incompetencia o de inseguridad.

La madre puede llegar a  desconfiar de sus habilidades cuando su bebé no responde a sus cuidados. Algunas pueden expresar mucha ira y enojo ante esta situación que no pueden dominar.

Se enfrentan durante la maternidad y la lactancia  al miedo a lo desconocido, como  al dolor y las grietas, a la dependencia de  tomas al pecho encadenadas, y la perdida del control de su vida personal e incluso profesional.

Si la madre tiene un buen soporte, como la pareja, bien informado y respetuoso con ella, todas estas situaciones pueden enfrentarse con otro espíritu y  se superarán mejor.

Sin duda el apoyo del profesional es clave para reconocer estos estados anímicos alterados y preocupantes, que con  empatía y formación adecuada en lactancia pueden revertir o aliviar la situación emocional  sin necesidad de prescribir un biberón o el destete.

Aunque a lo largo del embarazo los cambios físicos y psicológicos1 que se producen facilitan a la madre conectar  y  cuidar a su hijo/a,  hay que entender que todo lo que rodea a la madre, como  su propia particularidad psicológica, su entorno socio cultural o las circunstancias personales,  influyen en el establecimiento del vínculo entre madre e hijo/a y el tipo de apego que desarrollarán.

Sólo el tipo de parto1 puede afectar de forma definitiva al inicio del vínculo,  y puede alterar en ambos la conducta esperada,  hasta tal punto que se genera una respuesta inesperada que puede concluir en el destete precoz.

Baby Blues

El Baby Blues  o tristeza puerperal es una situación de distrés emocional, que algunos consideran una depresión posparto en sí misma, aunque más leve.2

Se suelen iniciar sobre los dos o tres días después del nacimiento  y es más frecuente en madres primerizas. Aproximadamente viene afectando a un 50-80 % de las madres en periodo puerperal.3

Entre sus síntomas se observa rápidamente que las madres tienen sentimientos ambivalentes,  desánimo,  tristeza, llanto fácil, insomnio, irritabilidad, ansiedad, concentración difícil, e inseguridad, mientras se trata de adaptar al rol materno.

No son situaciones que se prolonguen mucho en el tiempo, como mucho dos semanas, a partir del momento que se consideraría depresión posparto.2

La madre se encuentra superada por las  necesidades de su hijo y se siente insegura e incapaz de sentirse feliz, por eso es tan importante que el padre se tome en estos días esa baja por paternidad para poder ofrecer una contención emocional a la madre.

Y este mismo apoyo es que se puede recibir de otras mujeres en la tribu, en la familia.

No obstante el padre no está exento y puede experimentar también emociones parecidas.

Depresión posparto: ¿cómo reconocerla?

Cuando el episodio depresivo dura más de dos semanas  hablamos de una depresión posparto y es relativamente frecuente, afectando de un 15 a un 25% de las nuevas madres.2

También hay una incidencia más alta en minorías étnicas, o en mujeres con historia de abusos sexuales o asaltos5, 6, en madres con desórdenes de la alimentación7 o en aquellas que tienen trastorno bipolar.8

En cambio es mucho menor la incidencia cuando la madre disfruta de una cultura donde sus estructuras sociales cuidan de la nueva madre.9

La depresión posparto puede aparecer en cualquier momento después del nacimiento.

Está caracterizada por por trastornos físicos y cognitivos, entre los que se encuentran:

  • insomnio no relacionado con el cuidado de los bebés,
  • inapetencia, pocas ganas de comer o hacerlo con placer,
  • incapacidad para concentrarse en las tareas cotidianas,
  • dolores de cabeza,
  • problemas gastrointestinales,
  • dolor generalizado,
  • incapacidad para poder disfrutar de actividades agradables,
  • desesperanza o  tristeza…
  • Entre los síntomas más graves podemos encontrar mamás con cuadros de ansiedad crónicos e incluso ideas suicidas.

Las madres con depresión posparto se sienten continuamente tristes, desgraciadas, incompetentes, asustadas y muchas veces desinteresadas por el bebé. Son bastante pesimistas con el futuro.

No entienden  por qué les pasa esto cuando esperaban otras cosas y tienen un bebé precioso.

Hay madres que tienden más a la depresión por la carga de la crianza y la lactancia, como las madres de gemelos o en madres expuestas a estresores socio económicos.

Depresión posparto e inflamación

Kendall Tackett nos ofrece una mirada por las nuevas investigaciones sobre la depresión la relacionan con la inflamación, especialmente la depresión posparto. 2, 4

No es un factor de la depresión, sino “el factor de riesgo“por excelencia, porque está justo debajo de todos los demás factores.

Habría una desrregulación de la respuesta del estrés que incluye un aumento en las citokinas pro inflamatorias, unas moléculas que están envueltas en la respuesta inmunitaria. 

¿Cómo es que existe esta relación entre depresión posparto e inflamación?

Los niveles de inflamación en personas depremidas pueden ser tan altos como un 4o o un 50% más que en la población sin depresión. 10

Las puérparas tienen una especial vulnerabilidad porque sus niveles de  inflamación aumentan significativamente durante el último trimestre de gestación para luchar contra todo tipo de infecciones y si es necesario curar heridas más rápidamente.

Estos niveles aumentados de citokinas pro inflamatorias son altos, pero normales y actúan protegiendo a la madre.

Es cuando se elevan por efecto del estrés y la sobrecarga de la madre cuando  puede aumentar el riesgo de depresión.

Durante este tiempo entonces, contrariamente a lo que se podría pensar, hay más riesgo de depresión para la madre que incluso en el periodo posparto.

Las madres sometidas en el último trimestre de gestación a un estrés por encima de lo normal y a depresión podrían ser las que tienen más riesgos importantes de prematuridad.

Una elevación por encima de los niveles normales de estas moléculas pone en peligro los embarazos humanos.

Experiencias muy  comunes para  las madres primerizas como que el sueño sea interferido por el bebé, el dolor posparto, el agotamiento y un trauma psicológico derivado del nacimiento también aumentan los niveles de citokinas y la inflamación.

Algunos de estos factores, como por ejemplo el sueño y el dolor pueden actuar de forma bidireccional.

El sueño interrumpido aumenta el riesgo de depresión y al mismo tiempo la depresión causa problemas de sueño.11 Sólo algo como el tiempo que tarda la madre en caer dormida puede predecir el riesgo de depresión. 11Y es aún peor cuando en la ecuación la madre también amamanta.

Depresión posparto y lactancia

La lactancia materna por si misma es un factor de protección de la salud mental para la madre y frente a la depresión posparto porque regula el estrés a la baja12  y la inflamación13 y también porque mejora tanto la cantidad como la calidad del sueño.14

Los riesgos de depresión posparto son mayores para madres que no amamantan de forma exclusiva.14

Ahora bien, es cierto que la lactancia materna protege de la depresión posparto siempre y cuando ésta vaya bien.

Los problemas relacionados con el dolor al amamantar tienen un riesgo aumentado de depresión posparto.

Un estudio de 1996 de Amir y colaboradores realizado en Australia, el 38% de la madres con dolor de pezón tuvo depresión posparto comparado con un 14% de madres que no lo tuvieron. 15

Cuando el problema se resuelve las madres vuelven a su estado normal.

¿Cómo superarla?

Todos los tratamientos que estén dirigidos a disminuir la inflamación van a mejorar el cuadro de depresión posparto, lo que incluye los antidepresivos si son necesarios.

Las investigaciones actuales indican que si la madre desea continuar amamantando, el médico debe apoyar y proporcionar recursos adecuados para que sea posible.

Por ello es necesario que el médico posea el mejor conocimiento posible sobre la farmacocinética en la lactancia y de los psicofármacos que pueden ser utilizados para mantener la lactancia materna.

“Los datos más recientes señalan que la gran mayoría de psicofármacos son seguros durante la lactancia.” 16

Ibone Olza ha colaborado junto a otros especialistas en la elaboración de un excelente documento de apoyo para profesionales de la salud en relación al tratamiento de la depresión y otros trastornos psiquiátricos.

“Las intervenciones no farmacológicas deberían ser consideradas en primer lugar, y de elección en depresiones de leves a moderadas. A la hora de elegir el psicofármaco adecuado para madres lactantes hay que tener en cuenta: la farmacocinética del fármaco en la madre, el transporte del fármaco a la leche, y la farmacocinética del lactante.” (16)

Una de las ayudas que pueden ser utilizadas para el tratamiento farmacológico de la depresión van desde el uso de la Hierba de San Juan a antidepresivos convencionales como la sertralina, la paroxetina y los tricíclicos (nortriptilina e imipramina).2

La lactancia materna es sin duda uno de los tratamientos más efectivos contra la depresión posparto.

Todas las intervenciones que se pueden realizar para mejorar la lactancia y disminuir el dolor favorecen que se reduzca al mismo tiempo la inflamación.

Esto incluye la fantástica terapia que en grupo se puede llevar cabo con la madre, proporcionando una buena escucha activa y empática, acompañamiento emocional de la tribu, dando valor a lo que la madre siente en todo momento.

Otros tratamientos tan efectivos como los farmacológicos17 incluyen:

  • Medidas dietéticas, como aprovechar los alimentos ricos en omega 3.
  • Ejercicio físico, adecuado al estado actual.
  • Terapia cognitiva.

Bibliografía:

(1) Olza, I; Alba Romero, C; Aler Gay, I. 2012. Maternidad y Salud: Ciencia, consciencia y Experiencia. Informes, estudios e investigación. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

(2) Kathleen A. Kendall-Tackett, Klaus Marshall.2005. The Hidden Feelings of Motherhood: Coping With Mothering Stress, Depression, and Burnout, Second Edition.  Amarillo, TX: Pharmasoft Publishing.

(3) Mannel, R; Martens, P.J; Walker, M.Core Curriculum for Lactation. 3º Edición. Jones & Bartlett Publ ILCA – International Lactation Consultant Association.

(4)Kathleen Kendall-Tackett, PhD, IBCLC. 2010 Four Research Findings That Will Change What We Think About Perinatal Depression. The Journal of Perinatal Education. 2010 Fall; 19(4): 7–9.

(5) Fergusson, D.M., et al. 2008. Exposure to childhood sexual and physical abuse and adjustment in early adulthood. Child Abuse and Neglect, 32, 607-619.

(6)Kathleen Kendall-Tackett, PhD, IBCLC. 2010 Depression in New Mothers: Causes, Consequences, and Treatment Alternatives, 2 ed. London England: Routledge.

(7) Freeman MP1, Smith KW, Freeman SA, McElroy SL, Kmetz GE, Wright R, Keck PE Jr.The impact of reproductive events on the course of bipolar disorder in women.J Clin Psychiatry. 2002 Apr;63(4):284-7.

(8) Morgan JF1, Lacey JH, Chung E. Risk of postnatal depression, miscarriage, and preterm birth in bulimia nervosa: retrospective controlled study.Psychosom Med. 2006 May-Jun;68(3):487-92.

(9) Stern G, Kruckman L.Multi-disciplinary perspectives on post-partum depression: an anthropological critique.Soc Sci Med. 1983;17(15):1027-41.

(10) Pace et al. 2007. Cytokine-effects on glucocorticoid receptor function: relevance to glucocorticoid resistance and the pathophysiology and treatment of major depression. Brain Behav Immun. 2007 Jan;21(1):9-19. Epub 2006 Oct 27.

(11) Posmontier B1.2008. Sleep quality in women with and without postpartum depression.J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 2008 Nov-Dec;37(6):722-35; quiz 735-7. doi: 10.1111/j.1552-6909.2008.00298.x.

(12)Heinrichs M1, Meinlschmidt G, Neumann I, Wagner S, Kirschbaum C, Ehlert U, Hellhammer DH. 2001.Effects of suckling on hypothalamic-pituitary-adrenal axis responses to psychosocial stress in postpartum lactating women. Clin Endocrinol Metab. 2001 Oct;86(10):4798-804.

(13) M J A Williams, S M Williams, and R Poulton.2006. Breast feeding is related to C reactive protein concentration in adult women. J Epidemiol Community Health. 2006 Feb; 60(2): 146–148.doi:  10.1136/jech.2005.039222

(14)Kendall-Tackett K1, Cong Z, Hale TW. 2013. The Effect of Feeding Method on Sleep Duration, Maternal Well-being, and Postpartum Depression. Clinical Lactation, 2011,Vol. 2-2, 22-26

(15) Psychological aspects of nipple pain in lactating women. Amir LH, Dennerstein L, Garland SM, Fisher J, Farish SJ. J Psychosom Obstet Gynaecol. 1996 Mar;17(1):53-8.

(16) Lactancia para psiquiatras. Ibone OLZA FERNÁNDEZ*; Elena SERRANO DROZDOWSKYJ*; Carmen MUÑOZ LABIÁN** .

(17) Kathleen Kendall-Tackett, Ph.D., IBCLC Non-Drug Treatments for Depression in Pregnant and Breastfeeding Women.

 Créditos fotográficos. Pixabay.  Unplush y Jil Martinez.


¡HAZTE SOCI@ YA!

¿Qué beneficios te aporta Multilacta cuando te haces soci@ de Multilacta?

Por sólo 20 euros al año recibirás una atención especial como soci@ Multilacta:

  • Descuentos en charlas y formación para padres.
  • Envío mensual del Boletín Multilacta con el calendario de reuniones y la información más destacada sobre lactancia materna.
Acerca de Gema Cárcamo González

Gema Cárcamo González es madre de dos parejas de gemelos amamantados. Es nuestra experta en lactancia materna en caso de partos múltiples.

Puedes acudir a sus grupos Multilacta en Coslada y Arganzuela, especializados en lactancias de gemelos, trillizos o más múltiples.

Las madres de un sólo bebé también pueden acudir.

Escribe en su blog www.gemelosalcuadrado.com

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies