Anquiloglosia por frenillo sublingual limitante: mucho más que un simple corte.

Es raro el día que en  un grupo de apoyo de lactancia no haya un caso de lactancia frustrada por culpa de un frenillo sublingual limitante

Lo encontramos tan habitualmente que ya resulta tan agotador como frustrante. Cuando por fin encontramos al profesional que confirma la existencia del frenillo disfuncional y lo intervenga (si los padres lo decidieron), nos siguen llegando problemas al grupo.

Y es pareciera que todo se arregla con hacer un corte y ya está, pero no es solo esto.

Detrás del tratamiento que libera la anquiloglosia por un frenillo anclado y disfuncional hay muchas  que tener en cuenta, que si obvian, pueden hacer que todo haya sido una pérdida de tiempo y dinero, sin olvidar además el impacto emocional que tiene en la familia que no se resuelva el problema.

¿Qué es el frenillo sublingual?

Hablamos de frenillo sublingual en una entrada anterior, pero te volvemos a recordar a lo que nos referimos.

El frenillo sublingual es una estructura de la cavidad oral que todos tenemos que permite que la lengua se pueda mover de una manera determinada, con el objetivo de poder cumplir sus funciones.

La lengua es una estructura vital para la alimentación, y en especial del recién nacido y lactancia. Su buena movilidad y función facilitan que se pueda estimular el pecho, y ordeñarlo con eficacia y conseguir que llegue al estómago del bebé.

Si la lengua no es funcional en la alimentación y está causando evidentes problemas para el bebé y/o la madre, se orientará a la familia a que se confirme el diagnóstico con el especialista responsable.

Cuando hay suerte, y el especialista ha objetivado la presencia de una anquiloglosia con la valoración adecuada de la función de la lengua, hay que pasar al siguiente paso. ¿Qué hacer?

A la familia se le va a proponer dos opciones.

  • Hacer una cirugía sencilla para liberar la lengua de ese frenillo y que se pueda mover de nuevo bien (frenectomía).
  • No hacer cirugía y mantener la integridad de la boca del bebé, interviniendo solo en la lactancia con medidas conservadoras que faciliten por una parte, tanto que el bebé recibe leche suficiente, como que la madre tiene una lactancia sin dolor, y manteniendo un buen volumen de leche (sería lo ideal, porque tampoco es que siempre se ofrezca).

Cuando se decide hacer la frenectomía, ¿es solo el corte?

Una vez que los padres deciden que van a hacer la frenectomía, y sin detenernos en cómo es y quién la hace, no nos podemos limitar al corte sin más.

Como toda intervención de salud dirigida a mejorar un problema requiere un seguimiento. Sin seguimiento no hay posibilidad de éxito.

En primer lugar, lo ideal es que nada más hacer el corte al bebé se le dé la oportunidad de ponerse al pecho, para calmarle y para evaluar qué tal lo hace. Esta toma además le sirve para poder contener cualquier pequeño sangrado que se haya ocasionado.

Queremos que sepas que el simple corte del frenillo no soluciona el problema por arte de magia.

Algunas veces los bebés tardan en responder de manera apropiada a la nueva lengua liberada y necesitan tiempo para adaptarse a mamar sin esas limitaciones.

Algunos bebés lo hacen estupendo desde la primera toma post cirugía, y otros necesitan semanas e incluso meses.

El trabajo con la asesora o consultor de lactancia tendrá que continuar, para poder seguir facilitando la alimentación del bebé y una lactancia para la madre lo más agradable posible, manteniendo el aporte de leche.

Por otro lado, el personal médico deberá realizar un seguimiento adecuado de la evolución del frenillo, idealmente entre las 24-72 horas, a los 15 días, y mensualmente hasta cuando se crea oportuno (Vega, 2021).

La herida que quedará tendrá una forma de rombo como la de la imagen de @tonguetiebabies, cuya cuenta en Instagram podéis seguir, aunque esté en inglés.

La imagen además muestra algo super interesante, y es que después de la frenectomía el bebé podrá tener la lengua cuando duerme en el sitio que corresponde. Es importante que los niños duerman con la boca cerrada, y este ejercicio ayuda a cerrar la boca y a llevar la lengua a su sitio.

Estas revisiones evalúan cómo va el proceso de la cicatrización del frenillo, y ver si está manteniendo la correcta movilidad que facilita el trabajo de la lengua en cualquier de sus funciones.

El personal médico proporcionará a los padres una serie de tareas a realizar con el bebé posterior a la frenectomía.

Se trata de unos ejercicios manuales que se hacen para poder movilizar la lengua y evitar que se vuelva a unir al suelo de la boca de manera limitante y que se fibrose.

Estos ejercicios se deben mantener las veces al día que se indiquen, de día y de noche, durante por lo menos dos o tres meses. La frecuencia con la que se hacen, aproximadamente cada 3 o 4 horas.

Es cierto que esto supone un gran esfuerzo que tienen que asumir los padres, por lo que estar acompañados en todo momento tanto por el personal médico para el seguimiento del proceso de cicatrización, como de la asesora de lactancia para ver cómo progresa la lactancia es fundamental.

¿Qué ejercicios tienen que hacer los bebés?

En función del profesional, pueden variar unos de otros, pero suelen ser bastante parecidos. Aquí te dejamos unos ejercicios que realiza Chiqui de Cos.

Los ejercicios que hay que hacer pueden ser incómodos al principio cuando no se tienen suficiente seguridad y se teme hacer daño al bebé, o cuando este se muestra incómodo o molesto cuando se los hace.

Hay que procurar que siempre que se pueda se hagan en un contexto de diversión y juego.

Estos ejercicios pueden complementarse con algunos juegos.

La especialista en anquiloglosia Carmen Vega propone el tiempo boca abajo o Tummy Time, y además, jugar con el niños en posiciones que faciliten el estiramiento del cuello. Como la foto de abajo de @cherigillhambodywise

Aquí puedes ver a nuestro compañero José Luis García Morales, del Grupo Aúpale.

Además, tiene una pelotita muy curiosa, que a los bebés que están operados de frenillo les viene bien utilizar para estimular el movimiento de su lengua. Es una pelota oball.

El trabajo con un fisioterapeuta también puede completar muy bien el tratamiento post cirugía.

Aquí puedes ver más tiempo Tummy time con el bebé de la cuenta de Instagram @milkmatterspt

https://www.instagram.com/p/CSri-1BrosV/

Otras cosas que también puedes implementar en los cuidados diarios son ejercicios para cerrar la boca del bebé y abrir la boca del bebé cuando duerme.

La IBCLC y médico Carmen Vega te explica aquí cómo hacerlo.

Esperamos que con esta información puedas tener una idea de qué hay detrás del tratamiento del frenillo sublingual corto limitante que se somete a cirugía para rehabilitación de la lengua.

Si quieres contarnos tu historia, y cómo se resolvió, no dejes de comentar.

Si tienes dudas, puedes acudir a nuestros grupos online, que son gratuitos

Suscríbete a nuestro Newsletter
Acerca de Gema Cárcamo González

Gema Cárcamo González es madre de dos parejas de gemelos amamantados. Es nuestra experta en lactancia materna en caso de partos múltiples.

Puedes acudir a sus grupos Multilacta en Coslada y Arganzuela, especializados en lactancias de gemelos, trillizos o más múltiples.

Las madres de un sólo bebé también pueden acudir.

Escribe en su blog www.gemelosalcuadrado.com

Speak Your Mind

*

dos × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies